Austrinus

Recursos

Consejos para comprar un telescopio

Tener un telescopio es visto como haber dado “el gran salto” como aficionado a la astronomía. Se abren las puertas a una exploración del cielo desde otra perspectiva, un estudio mas preciso de los cuerpos celestes y una visión más agradable de las joyas del firmamento. El telescopio de aficionado es un instrumento valioso, pues desde una primera mirada permite hacer cosas imposibles a simple vista o con binoculares. Pero… ¿qué se necesita saber antes de adquirir uno? O más bien, ¿cómo saber si éste es el momento para comprarse un telescopio? A continuación se intentarán exponer los aspectos más importantes involucrados en la compra de un telescopio aficionado.

¿Es el momento preciso de comprarse un telescopio?¿Es el momento preciso para comprarme un telescopio?

Es posible que esta pregunta se la hagan muchos aficionados, aunque no muchas veces a conciencia sobre todos los requisitos para realizar esta compra, más allá del simple entusiasmo y poder contar con el dinero necesario. Hay que partir asumiendo que el telescopio es una herramienta de mayor poder que el ojo humano y un par de binoculares, por tanto tendrá fines más específicos. Esto va íntimamente ligado con la experiencia que uno haya logrado en la orientación a cielo abierto, es decir, saber ubicar las constelaciones y principales objetos celestes.

Al comenzar a observar a simple vista, nuestros ojos tienen disponible un inmenso campo de visión, en el cual podemos orientarnos en el firmamento, tal vez ayudado de una guía, apunte o software astronómico. Una vez logrado esto, y dependiendo de cada aficionado, tal vez el próximo paso sea adquirir un par de binoculares; éstos reducen el campo de visión, pero el aficionado ya aprendió a orientarse y no tendrá mayores problemas. Una vez conseguida una orientación más precisa con binoculares, y si el aficionado se siente con la capacidad de desenvolverse en campos de cielo más reducidos, puede ser un buen momento para comprarse un telescopio.

¿Cuándo comprar un telescopio?No obstante, uno perfectamente puede elegir pasar de la observación a simple vista al telescopio, sin pasar previamente por los binoculares (el factor económico es importante en este aspecto). De todos modos, el tema a destacar es que la decisión de adquirir un telescopio pasa en la utilidad que este instrumento me va a brindar, y si uno se siente preparado para sacarle el máximo provecho en el corto plazo. En síntesis, el mismo criterio con que uno elegiría un artículo electrónico o herramienta específica.

Tipos de telescopios

No es la intención de este tutorial hacer un repaso extenso por los tipos de telescopios, salvo destacar las ventajas que ofrece cada uno para el uso de un aficionado. Lamentablemente en muchos países no existen tiendas especializadas en productos astronómicos (en Chile sólo existen 2, ubicadas en la Región Metropolitana), por lo que posiblemente no exista mucha variedad. No obstante, a continuación se citan los 3 tipos más comunes de telescopio por los que el aficionado podría optar:

Telescopio refractor

Telescopio refractorSe caracterizan por el uso de lentes como principal recurso óptico. Funciona refractando las imágenes en lentes convergentes. Esta refracción produce que los rayos de luz que entran en el telescopio converjan en un punto o plano focal, siguiendo básicamente el mismo principio de una lupa. Los telescopios refractores son muy populares en astronomía y suelen ser los más económicos, no obstante presentan algunas desventajas que disminuyen la calidad de la observación. Por un lado siempre existen burbujas de aire atrapados en el lente principal, y su material es menos sensible a algunas longitudes de onda, por lo que los objetos perderán algo de luminosidad. Comúnmente los aficionados comienzan con un refractor de 75 mm, que tiene una potencia algo mayor que un par de buenos binoculares.

Telescopio reflector

Telescopio reflectorSu funcionamiento se basa en el uso de espejos (en vez de lentes) para concentrar la luz de los objetos y enfocarla en un punto. Estos telescopios se componen básicamente de un espejo primario, cóncavo, dónde se concentra la luz y se refleja a un espejo secundario, plano, en el cual la luz se refleja hasta llegar al plano focal. Estos telescopios no tienen las desventajas de los refractores, pero tienen otro tipo de fallas como la aberración esférica o la “coma” (distorsión del campo de visión). En general los reflectores ofrecen mayores ventajas para la observación, y es posible encontrar variados modelos. A estos telescopios también se los conoce como newtonianos, ya que el primero de ellos fue diseñado por Sir Isaac Newton.

Telescopio Schmidt-Cassegrain:

Schmidt-CassegrainSe caracterizan por ser una combinación de los dos sistemas anteriores. La luz llega al espejo primario, desviado por una lente correctora, que ayuda a compensar o minimizar la aberración esférica que genera el espejo. Estas mejoras hacen que los Schimidt-Cassegrain (y sus variantes) sean los telescopios que ofrecen la mejor calidad óptica, aunque por este mismo motivo son los más costosos. La mayoría de sus modelos son motorizados y vienen con diversos accesorios. Su mayor ventaja es que son muy compactos y ocupan menos espacio que un refractor o un reflector, aunque a medida que se aumenta de abertura, el telescopio en sí es más grande y pesado. La clave de los Schmidt-Cassegrain está en su mecanismo: la placa correctora corrige aberraciones antes que la luz llegue al espejo primario, luego rebota a un secundario, el cual finalmente hace pasar la imagen por un agujero en el centro del espejo primario, hasta que llega al ocular.

Tipos de monturas

La montura de un telescopio es casi tan importante como su sistema óptico, pues en definitiva es la parte del telescopio que permite dirigirlo hacia donde nosotros queramos, y la fortaleza de la montura será determinante en obtener la precisión que estamos buscando. Existen 2 tipos principales de montura para telescopios de aficionado, las cuales se exponen brevemente a continuación.

Montura ecuatorial:

Montura ecuatorialSe caracteriza por permitir dirigir el telescopio mediante el sistema de coordenadas ecuatoriales, vale decir, la Declinación y la Ascensión Recta. En esta montura existe un eje horario (o eje de A.R.), el cual debe alinearse con el eje terrestre para permitir seguir los objetos valiéndose únicamente de los mandos de Ascensión Recta; si se cuenta con un motor de seguimiento, tan sólo debe acoplarse para que éste cumpla el trabajo de mantener compensada la rotación terrestre. El otro eje es el de Declinación, que junto con la Ascensión Recta se utilizan en principio para ubicar un objeto. Las monturas ecuatoriales son especialmente útiles en astrofotografía, pues aprovechando el movimiento en A.R. es posible realizar tomas de larga exposición.

Montura altazimutal:

Montura altazimutalSe caracteriza por permitir dirigir al telescopio mediante el sistema de coordenadas horizontales, vale decir, en Altura (de arriba hacia abajo) y Azimut (de derecha a izquierda). La mayor dificultad de esta montura consiste en tener que corregir continuamente la posición del telescopio para mantener centrados a los objetos, a menos que éste sea motorizado; la mayoría de los modelos Schmidt-Cassegrain incorporan monturas altazimutales que siguen perfectamente a un objeto, pero su mayor desventaja es que el seguimiento es distinto al de una montura ecuatorial, y por tanto no permite tomar astrofotografías de larga exposición, a menos que el telescopio se disponga en un accesorio llamado plancheta ecuatorial.

Montura Dobsoniana (subtipo):

Montura dobsonianaEs la montura más sencilla y barata para telescopios de aficionado, que incluso uno mismo se puede construir. Es una subcategoría de la montura altazimutal, pues su movimiento es en Altura y Azimut. La diferencia es que esta montura es especialmente útil cuando lo que nos interesa es tener un telescopio de gran abertura, pues la montura dobsoniana simplemente “contiene” al tubo, que prácticamente queda apuntando desde ras del suelo, pero es fácilmente maniobrable. Muchos aficionados con experiencia optan por construirse monturas dobsonianas para montar telescopios de gran diámetro, aunque debido a lo artesanal de este método, su uso está mayormente restringido a aficionados con experiencia en la búsqueda y localización de objetos celestes.

Aspectos a considerar de un telescopio
 Abertura del telescopio Distancia focal del telescopio
Oculares del telescopio  Accesorios del telescopio
  • Abertura: Lo más importante en un telescopio es su abertura, o sea, el diámetro que tiene el lente o espejo, pues esta sección será la encargada de colectar la luz, que finalmente se traducirá en la imagen que veremos por el ocular. En pocas palabras, mientras mayor sea la abertura, más luz podrá captar el telescopio (cada vez que se duplica la abertura, se cuadruplica la luminosidad).

  • Distancia focal: El camino que recorre la luz del objeto desde el lente o espejo, hasta el punto focal. Debido a la disposición de ambas partes en refractores y reflectores, su distancia focal suele ser la extensión que mide el tubo. En telescopios catadióptricos esto es distinto, pues a pesar de tener un tubo más corto, la luz rebota varias veces antes de formar la imagen y otorga mayor longitud focal. Dividiendo la distancia focal por la abertura del telescopio (en mm) se obtiene la razón focal, o cuán “rápido” es el telescopio (ej. en un telescopio con distancia focal 900 mm y abertura 100 mm, su razón focal es f/9 (pueden determinarse otros parámetros sabiendo la distancia focal). La razón focal no influye en la calidad de la observación, aunque se acepta que telescopios más “rápidos” (de menos razón focal) dan imágenes más luminosas y son mejores para astrofotografía (se consiguen imágenes en menos cantidad de tiempo).

  • Oculares: Son los dispositivos en donde uno ve la imagen formada de un objeto. Existen de varios modelos y milímetros, algo importante a considerar en el equipo básico. Son intercambiables, por tanto podemos contar con varios en una observación. La denominación del ocular se da según su distancia focal (6 mm, 12 mm, 20 mm, 32 mm, etc.). A menor distancia focal se logra mayor aumento, pero también se reduce su brillo y campo visual; a mayor distancia focal el aumento es menor, pero se gana en brillo y amplía el campo visual. Es importante asegurarse que los oculares sean de buena calidad (el modelo Plössl es de los más recomendados), pueda adaptárseles filtros y por ningún motivo sean de plástico o que ofrezca zoom, pues la calidad y durabilidad es menor.

  • Accesorios: Es importante que al telescopio puedan adaptársele algunos accesorios opcionales que permitan mejorar la experiencia de observación. Por ejemplo, algunos accesorios opcionales son los lentes barlow (que amplían la capacidad de aumento del ocular), filtros (lunares y planetarios), adaptadores (para astrofotografía principalmente), motor de seguimiento (para compensar el movimiento de rotación terrestre), filtro H-Alpha (para observación solar), etc. La mayoría de los telescopios actuales permiten incorporar todas estas características, pero ante la duda consulte en la tienda respectiva (de preferencia especializada en productos astronómicos).

Finalmente…

Últimas recomendacionesComo últimas recomendaciones, conviene tomar en cuenta lo siguiente: el mejor telescopio, así como cualquier otro instrumento/dispositivo/aparato, será básicamente el que satisfaga nuestras necesidades. Si uno domina la orientación en el cielo a un nivel básico, tal vez el mejor telescopio sea aquel acorde a estas necesidades, y no un enorme instrumento motorizado con montones de objetos que uno apenas conozca; si uno tiene años de experiencia en orientación celeste, o bien piensa hacer observaciones con accesorios o técnicas de precisión, tal vez lo mejor sea un telescopio dotado de seguimiento o adquirir enseguida un par de accesorios.

Lo importante es que, si el telescopio cumple nuestras necesidades, se asume que le sacaremos el mayor provecho y lo usaremos continuamente, de otro modo el telescopio pasaría a ser un adorno juntando polvo. También es importante que la marca brinde buen servicio técnico e incluya detalles del mantenimiento, considerando que el usuario lo use en sitios abiertos, como el campo, desierto o cualquier otro lugar con buenas condiciones de observación. En síntesis, la elección del telescopio implica conjugar tanto una relación calidad-precio como las necesidades personales. Después de todo, para un aficionado entusiasta, ¡un telescopio es básicamente un nuevo integrante de la familia!

¡Austrinus ha sido renovado! Detalles.
Astro Imagen del día
Últimos posts
Últimos comentarios
    Próximamente
    Astrofotografías
    Loading...
    ¡Comparte!
    Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone