Austrinus

Recursos

Contaminación lumínica

La contaminación lumínica es un problema que afecta enormemente a la astronomía observacional, quizá en mayor medida a la actividad aficionada. Se llama de esta manera a toda aquella luz que no es aprovechada para iluminar el suelo y las construcciones, sino que se difumina en el cielo y termina desperdiciándose, con un consiguiente costo económico y ecológico, ya que esto impide apreciar con la suficiente nitidez los cuerpos celestes.

¿Cómo se produce la contaminación lumínica?

Contaminación lumínica1) Mal disposición de las luminarias. Es la causa más típica, y consiste en que las luminarias no están apuntando estrictamente hacia abajo; esto implica que hay luz desperdiciándose y dispersándose en el cielo, impidiéndonos ver con claridad el cielo; a su vez las moléculas de agua o polvo ayudan a que esta luz se disperse más aún, pudiendo entorpecer la visión de un observatorio cercano; en otras palabras, sin necesidad que haya una ciudad directamente visible a un observatorio, estos fenómenos hacen que la contaminación lumínica sea un factor netamente nocivo para la astronomía, aficionada o profesional.

2) Radiación de luz en longitud de onda no visible. Consiste en que ciertas radiaciones emitidas por una luminaria, están en longitudes de onda que el ojo humano no percibe, por tanto son un factor contaminante extra y además innecesario. Esto además es sumamente nocivo, puesto que si las radiaciones de luminarias además tienen las mismas longitudes de onda que algunos astros débiles, éstos simplemente dejarán de ser visibles. Muchas luminarias no están diseñadas de modo que optimicen sus radiaciones en longitud de onda estrictamente visible para el ser humano.

Puedes ver una magnitud del problema, tanto a nivel de Chile (país reconocido por tener uno de los cielos más despejados del mundo), así como algunos ejemplos de contaminación lumínica, en las subsecciones respectivas que se muestran en la columna del costado.

Perspectivas del problema

Hay soluciones a todos estos problemas. La clave es simplemente tener iluminación de calidad. Con esto es posible preservar los cielos oscuros, mejorar la calidad de la iluminación nocturna (mejor visibilidad, seguridad y entornos más atractivos) y además implica un ahorro de dinero, al utilizar eficientemente la luz. Para tener éxito en estos propósitos se necesita tener conciencia del problema y las soluciones, lo cual es bastante escaso (aún entre profesionales de la iluminación). La educación es clave para el éxito.

A grandes rasgos, el riesgo es que en pocas generaciones sólo unas pocas personas podrán tener una visión “en vivo” del Universo. El resplandor urbano habrá hecho desaparecer el cielo oscuro, del mismo modo como la luz encendida en un salón imposibilita ver una proyección de diapositivas. Es por esto que la contaminación lumínica es un tema tan importante, tanto así como el calentamiento global.

‘Ilumine el suelo, no el cielo

La Tierra de noche (Cinzano, 2002)Es ideal tomar conciencia de la situación. Insistir en iluminación de calidad y practicándola uno mismo, especialmente el astrónomo aficionado. Una buena iluminación está dirigida hacia donde se requiere, no hacia arriba ni hacia donde se pierde y produce resplandor e invasión lumínica.

Por supuesto, esto no significa que al disminuir la luminosidad también disminuya la seguridad, pues no se pide menos luminarias, sino que simplemente apunten bien. La institución representativa en este ámbito es International Dark Sky AssociationIDA (Asociación Internacional del Cielo Oscuro), organización sin fines de lucro cuya meta es la divulgación y soluciones al problema.

¡Austrinus ha sido renovado! Detalles.
Astro Imagen del día
Últimos posts
Últimos comentarios
    Próximamente
    Astrofotografías
    Loading...
    ¡Comparte!
    Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone